Descubriendo los taninos del vino tinto: ¿qué son y cómo afectan al sabor?

Cuando hablamos de vino tinto, a menudo nos encontramos con términos como aroma, cuerpo y sabor. Sin embargo, hay uno que puede resultar desconocido para muchos: los taninos. Estas sustancias, presentes en el vino tinto, desempeñan un papel crucial en su sabor y en la experiencia sensorial que nos ofrece.

¿Qué son los Taninos del Vino?

Los taninos son compuestos químicos naturales presentes en el vino que le aportan su sabor astringente y amargo. Se encuentran de forma natural en la piel de las uvas, las semillas y los tallos.

Durante el proceso de vinificación del vino tinto, estas sustancias se liberan en el mosto durante la maceración, donde entran en contacto con el líquido y le confieren características específicas.

Por otro lado, en los vinos con crianza en barrica, la influencia de la madera sobre el vino no solo se refleja a nivel aromático, sino que existe una transferencia de taninos de la madera hasta el vino.

Racimo de nuestra variedad Cenicienta, con la que se elabora nuestro vino Colorado.

Propiedades de los taninos

Los taninos del vino tinto poseen varias propiedades que afectan tanto al sabor como a la textura de la bebida. En primer lugar, contribuyen a la sensación de sequedad en la boca, conocida como astringencia. Esta sensación se debe a la capacidad de los taninos para interactuar con las proteínas de la saliva, creando una sensación de contracción en la boca.

Además, los taninos actúan como conservantes naturales, ayudando a prolongar la vida útil del vino y protegiéndolo contra la oxidación. Esta es una de las razones por las que muchos vinos tintos pueden envejecer durante largos períodos de tiempo, desarrollando complejidad y suavizando su perfil de sabor con el paso del tiempo.

Los taninos del vino tinto también juegan un papel fundamental en la estructura y el perfil de sabor del vino. Contribuyen a la sensación de cuerpo y estructura en la boca, añadiendo una textura rica y robusta a la bebida. Además, los taninos pueden aportar notas de amargor y astringencia, equilibrando los sabores dulces y frutales del vino y proporcionando un final prolongado y satisfactorio.

Beneficios de los taninos del vino

Además de su impacto en el sabor y la textura del vino, los taninos también pueden ofrecer beneficios para la salud. Se ha demostrado que tienen propiedades antioxidantes. Además, los taninos pueden tener efectos positivos en la salud cardiovascular, ayudando a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y mejorando la circulación sanguínea.

Facebook
Twitter