Javier Sanz Viticultor, comprometidos contigo y con todo lo que nos rodea

javier sanz viticultor rsc

En Bodega Javier Sanz Viticultor somos conscientes de lo importante que es cuidar todo lo que nos rodea para poder cuidarnos a nosotros mismos, nuestro vino y a nuestros clientes.

Para ello, llevamos a cabo una serie de iniciativas enmarcadas dentro de la política de responsabilidad social corporativa de la empresa. Algunas de estas acciones son las siguientes:

  • Puesta en valor edificios culturales. Una de las iniciativas de las que estamos más orgullosos en Javier Sanz Viticultor es la rehabilitación de la Orden Tercera de La Seca. Una iglesia del siglo XVIII símbolo de una tierra y que encontramos en ruinas en 2012 para convertir en un espacio para eventos. Además de volver a dar vida a un edificio histórico, con esta rehabilitación también quisimos aportar nuestro granito de arena al dinamizar tanto la economía local como de toda la zona. Atraer gente a nuestra pequeña población a través de este espacio, puede suponer un revulsivo más para la hostelería de La Seca, tiendas, establecimientos hoteleros, etcétera.
  • Protección del medio ambiente. Otras muchas de nuestras acciones van dirigidas a que nuestra bodega deje una huella verde en el medio ambiente, con medidas de ahorro de energía y consumo responsable. Entre ellas:
    • Movilidad sostenible. Esperamos la instalación próximamente en la bodega de 2 puntos de recarga de coches eléctricos.
    • Uso de energías renovables. Recientemente hemos instalado placas solares en nuestra cubierta para ser autosuficientes.
    • Aprovechamiento de recursos. El agua que se utiliza en bodega pasa por un proceso de depuración y lo reutilizamos para regar nuestros campos.
    • Refrigeración natural de las naves de la bodega utilizando el aire natural de la calle. Tenemos instalados unos ventiladores orientados al norte (zona fría) que se activan cuando están a la temperatura que nosotros marcamos en un termostato. De este modo, se introduce aire frío cuando las temperaturas de la calle son bajas y se paran los ventiladores cuando esas temperaturas comienzan a aumentar. Así conseguimos tener siempre refrigerada la bodega, a una temperatura constante y usando aire de la calle.

En Bodega Javier Sanz Viticultor estamos comprometidos contigo y con el planeta.

Facebook
Twitter