con qué puedo maridar el vino tinto: dos copas de vino tinto

Maridar el vino tinto con un alimento con el que cree buena armonía es fácil (si sabes cómo).

Cuando decidimos preparar una comida o cena, a veces, nos cuesta encontrar el vino tinto perfecto para maridar con los alimentos. Pero también ocurre el caso inverso: otras veces, tenemos una botella de vino y no sabemos muy bien con qué comida acompañarla.

Aquí te damos unas claves para maridar un buen vino tinto y acertar con un banquete perfecto, aunque ten en cuenta que el maridaje ideal siempre será subjetivo: el mejor será el que a ti te guste y no hay por qué seguir a rajatabla unas reglas marcadas.

El vino tinto puede ser joven – sin paso por barrica – o bien roble, crianza o reserva, es decir, que llevan ciertos meses de crianza en barrica. En cada caso, habrá algunos alimentos que serán mejores acompañantes que otros para el vino en cuestión.

Maridaje de vinos tintos jóvenes

En el caso de un vino tinto joven, un buen maridaje puede ser una tabla de embutidos o queso semicurado; también, aperitivos o entrantes ligeros, algunos pescados azules, carnes blancas (aves) o rojas, sobre todo, en preparaciones sencillas como la plancha. También admite setas, pasta, arroz con bogavante, bacalao u otros pescados en salsa; incluso, puedes tomar vino tinto con algo de chocolate.

Vinos tintos roble

Un tinto roble es un vino que ha pasado un período de 4 a 6 meses en barrica, ya sea de roble francés o americano. Este tipo también hace una buena combinación con embutidos y quesos curados. Los guisos de carnes rojas y las carnes a la brasa crean una buena armonía, igualmente, con estos vinos.

Maridaje de vinos tintos crianza

Al igual que con los que llevan un tiempo inferior en barrica, los vinos crianza suelen combinar bien con quesos y chacinería, una ensalada de pimientos y atún, guisos de carne, asados y carnes a la brasa, entre otras comidas algo más contundentes.

Vinos tintos reserva y gran reserva

Son los que pasan más tiempo en su crianza en barrica y, debido a esta y a las características que ello les confiere, son un compañero perfecto de platos de caza y guisos más sutiles y elaborados. Y, aunque parezca sorprendente, también hacen una pareja ideal con chocolate puro 100 % cacao. Si te atreves a probarlo.

Sea como sea, elige un vino que te guste y una comida que también haga tus delicias… y disfruta de la combinación en el paladar y en el estómago con un buen maridaje de vino tinto.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter