¿Por qué lloran las viñas?

16 marzo, 2015 Javier Sanz Viticultor

¿Por qué lloran las viñas?

Imagen que muestra el lloro de una cepa a través de un sarmiento podado

Las cepas son seres vivos sensibles a lo que les rodea, hasta el punto del lloro. Pero no lloran de tristeza, más bien de alegría, porque significa que tras su letargo invernal, con el aumento paulatino de la temperatura, vuelven a su actividad vegetativa. Es el despertar de las plantas, que arrancan su ciclo vegetativo pausado durante el invierno. Lloran y cicatrizan sus heridas y con ello la primavera se ha colado oficialmente en la viña.

  • ¿A qué se debe el lloro de la cepa?

Con la subida de las temperaturas, sobre todo del suelo y del aire, los viñedos abandonan su reposo invernal y la savia recorre de nuevo la planta. Cuando llega a algún corte realizado durante la poda, la savia gotea a través de esos cortes, formando “lágrimas”.

javier-sanz-viticultor-lloro-cepa-5

 

  • ¿Qué cantidad de savia puede “llorar” una cepa?

La cantidad de savia que llora una cepa depende de varios factores. Por un lado, del grosor de los cortes de la poda, que han seccionado los vasos conductores de la planta. Por otro lado, también depende del momento de la poda: cuanto más tarde se poda, más llora la planta.

  • ¿Cuánto dura el lloro de la cepa?

La planta de la vid puede llorar durante unos 7- 10 días, desde que las temperaturas alcanzan los valores necesarios para que las raíces despierten hasta que los cortes o mutilaciones de los sarmientos cicatrizan. A partir de ese momento, la planta comenzará a brotar y los brotes serán ya visibles en torno a la segunda quincena de abril, en función de las temperaturas.

,